remedios naturales salud remedio facil casa ingredientes

Remedios

Caseros y naturales

Té de jengibre para la tos, la gripe y el resfriado

Si tienes tos o te resfriaste y comienzas a tener síntomas de la gripe, acá te recomendamos 3 remedios caseros muy fáciles de hacer, te sirven tanto si ya tienes la enfermedad o apenas comienza a aparecer en tu cuerpo. Es importante recalcar que estos remedios naturales para algunas personas les hacen efecto muy rápidamente y para algunas otras más, les toma más tiempo, dependiendo de la gravedad de la enfermedad y como tu sistema inmunológico responda a las vitaminas y otros nutrientes de estos remedios naturales.

te jengibre limon

Té de jengibre

Su sabor se asemeja un poco al de la canela, es un poco picoso pero también es a la vez muy barato y fácil de conseguir. La raíz del jengibre es muy usada, no solo para tratar enfermedades de las vías respiratorias, sino algunos otros más.

Instrucciones

Para usarlo es muy fácil, solo compra un pedazo de raíz de jengibre, lávala y córtala. Si está muy sucio puedes pelarlo si gustas. En un litro de agua tibia pon aproximadamente de 200 a 250 gramos de jengibre fresco en en rebanadas y déjalo hervir por al menos 10 minutos. Una vez que haya hervido, retíralo del fuego y déjalo enfriar un poco.

Sirve en una taza la cantidad de té que te vas a tomar, aproximadamente unos 300 ml. y si aún está muy caliente déjalo enfriar un poco más, pero sin que llegue a estar tibio. Puede agregar un poco de azúcar, aunque lo más recomendable es miel al gusto y el jugo de medio limón por cada taza.

jengibre raiz natural rodajas

El te que te sobró, puedes reservarlo y tomarlo al menos a las 8 horas siguientes, de preferencia un poco caliente aunque también puedes tomarlo al tiempo.

Los restos del jengibre hervido, no los tires, puedes usarlos para complementar tu ensalada o incluso puedes morderlos y extraer más nutrientes que te ayudarán a aliviarte más rápido, si es que aguantas su sabor picoso.

Este remedio casero para la tos, puedes usarlo no más de 5 días, sin exceder un litro al día. Si las molestias persisten, acude a tu médico.